En Defensa de Soberanía y La Constitución

En Defensa de Soberanía y La Constitución

 

 

“La soberanía del Pueblo es la única autoridad legítima de las naciones”. Simón Bolívar

 

Para nosotros la soberanía tiene un carácter de principio y actúa como eje articulador del discurso republicano; la soberanía es la autonomía y la autodeterminación que priva sobre cualquier Poder externo. En nuestro caso, es una sobre-determinación que resitúa el papel de los ciudadanos comunes como sujetos en el espacio que constituye el gobierno de nuestra sociedad. La soberanía reside de manera intransferible en el Pueblo, que la ejerce como movimiento de unificación de lo social y de lo político, es una fuerza en ejercicio del poder de mando y decisión sobre un espacio histórico y un territorio. No puede pensarse la legitimidad de institución alguna sin la Autorita que dimana directamente del Pueblo, por eso la soberanía proviene del Pueblo, es condición sustantiva de sí misma y es el punto de partida de la voluntad política, de la gente en su devenir-pueblo. Dado que la soberanía es intransferible, se ejerce directamente y su forma de expresión es la democracia de los ciudadanos libremente asociados que deciden ejercer la creación de instancias comunes es decir republicanas. Lo que quiere decir que sin soberanía no hay instituciones legítimas, pues la soberanía es modo extenso de la libertad de una comunidad que se reclama a sí misma, de una memoria, un relato común, una identidad. De manera que no hay Patria ni Nación y mucho menos instituciones sin soberanía democrática intransferible y ejercida directamente; las otras formas de democracia como la representativa son una delegación del consentimiento de aquellos que se constituyen como Res-publica soberana.  Este concepto de soberanía es el punto de partida para recuperar el concepto de potencia del Poder Constituyente Originario y es lo que nos puede llevar en el futuro a una revolución permanente de ese Poder Constituyente, al gobierno del Movimiento y no de la Cosa.

Por eso los revolucionarios persistiremos tercamente en la defensa de la Republica Soberana, enfrentando cualquier medida o movimiento injerencista que pretenda degradar, reducir o aniquilar nuestra soberanía. Así mismo combatiremos a todas aquellas corrientes  entreguistas y cipayas que se presten al juego de la anti-patria. Darle cause a la pertinencia del nacionalismo soberanista en tiempos de Revolución Bolivariana es un movimiento afirmativo de la autonomía y preeminencia de un sujeto nacional heterogéneo ante las pretensiones uniformadoras del Mercado Globalizador.

Muchos apuestan al contractualismo liberal burgués  que opta por el debilitamiento del Estado Nacional y el intervencionismo a favor de un Estado débil y de una democracia tutelada. Sociedad en que las contradicciones serán asfixiadas a favor de la estabilidad de los mercados, en donde el bien común es sustituido por la máxima ganancia.

Otros piensan que es el poder constituido el garante y representante de la nación y la soberanía, atrapados en el sueño de la gobernabilidad y la democracia representativa. Nosotros los Revolucionarios comprendemos que la soberanía nacional es relato constituyente, es rostro de un sujeto social que se hace hegemónico, se hace Poder, se legitima y crea instituciones que resuelve las contradicciones sociales en el marco del Movimiento Constituyente. De manera que, defender la soberanía y en ese mismo movimiento apegarnos a la carta que recoge su autoproclamación: La Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, es una obligación de principios, es el movimiento auto-afirmativo de la libertad que garantiza la pertinencia y permanencia del sujeto de la transformación revolucionaria y toda su subjetividad política, que en el caso venezolano, se expresa como Bolivarianismo.

Estamos consciente de la gran crisis del capitalismo mundial, de las formas de representatividad dominantes en occidente, de las disputas inter-capitalistas por las riquezas del Mundo y de las amenazas que se ciernen sobre nuestro país, nuestro territorio, nuestros ciudadanos  y en fin contra nuestra soberanía. Por eso hemos decidido actuando en correspondencia con nuestro principio, procesar nuestras diferencias y superarlas a fin de articular un poderoso movimiento popular nacional anti-imperialista por la defensa de nuestra soberanía. Creemos que es momento de actuar con madurez y apartarse de los sectarismos y las desconfianzas, para abrazados a los valores de los principios comunes, salgamos a darlo todo por la defensa de nuestra soberanía, que no es otra cosa, que nuestro derecho a decidir libremente como Pueblo. A pesar que en estos momentos nuestra propia existencia como partidos políticos registrados ante el CNE corre peligro, ya que una “medida administrativa” se nos ha impuesto para distraer nuestras prácticas en este momento crítico y sustraernos de la actividad política en defensa de los derechos del Pueblo y su soberanía, por tener que cumplir con una ilegitima e inconstitucional norma de validación que hasta ahora solo ha beneficiado a los partidos opositores, nosotros creemos que en estos momentos se juega la suerte de la Patria, es decir, de todo lo que hemos sido, somos y seremos. Por lo que seguiremos luchando en las calles al lado de los que quieren Patria, enfrentando la injerencia imperialista y los desmanes violentos del fascismo criollo que busca dar al traste con las instituciones democráticas, imponiéndose por la vía de la fuerza.

Sabemos que más allá de las arguseas legales y administrativas, nuestra legitimidad también proviene del hecho de formar parte del Pueblo Soberano y que solo siendo parte de los fines últimos del proyecto nacional soberano que encarna este Pueblo, habremos cumplido con nuestra misión de garantizar la Patria para el presente y el porvenir. Los que hoy nos agrupamos en esta plataforma de encuentro hemos mantenido en diferentes momentos una actitud crítica ante la actual administración del Estado, hemos reclamado con fuerza y contundencia, la emergencia de una dirección política colectiva, amplia y heterogénea que venga en auxilio del momento que atraviesa el proceso y que lo libere de errores, atascos, estancamientos y zigzagueos. Hemos exigido controles administrativos, formulas organizativas democráticas y le hemos salido al paso a distintas circunstancias por considerarlas contrarias al espíritu y propósito del proyecto del pueblo y de Chávez, sin embargo, y sin dejar de lado el espíritu crítico, creemos que es momento para cerrar filas en defensa de la soberanía, La Constitución y los derechos democráticos de los ciudadanos. No pretendemos arrear las banderas de nuestro espíritu crítico ni claudicar en nuestros puntos de vista sobre importantes y necesarias rectificaciones que deben llevarse a cabo y que son reclamadas por el Pueblo, sin embargo, el momento exige unidad en la diversidad y en el combate, unidad y reconocimiento entre los revolucionarios , unidad, humildad y voluntad política para salvar a la Patria y encaminarla en la dirección que prescribe nuestra Constitución en su declaración de principios, al establecer el Estado de derecho y de justicia para el bien común y la felicidad de todos los ciudadanos que habitamos esta patria. En este sentido hacemos un llamado en primer lugar,  a la clase obrera y sus organizaciones, a los movimientos sociales organizados del pueblo, a los partidos progresistas y revolucionarios que conforman el GPPSB, al partido de gobierno y sus dirigentes y al Presidente Nicolás Maduro a fin de que nos convoquemos  con urgencia y nos encontremos en un espacio de dialogo fraternal, franco y transparente en donde podamos articular esfuerzos para la movilización coordinada de todas las fuerzas patrióticas y soberanistas, nacionalistas y anti-imperialistas que quieren patria y están dispuestas a darlo todo por defenderla. Hoy se impone el imperativo del respeto, la patria y la unidad.

“En los gobiernos populares y sobre todo en revolución, se necesita de mucha política para poder mandar”. Simón Bolívar

 

Juan Barreto Cipriani

@juanbarretoc

COMENTARIOS

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *